sábado 22 de septiembre de 2018 | Enviá tu noticia

“Me quebré la mano tratando de sacar a mi hija. Sacamos la tierra con las uñas”

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Así lo aseguró el papá de Emma, la niña de dos años y ocho meses que murió tras el derrumbe de un acantilado en una playa de Mar del Plata. El hombre de 34 años manifestó que aún no puede creer la tragedia que le tocó vivir. “Le cayó un bloque de arena de 2 x 2 encima”, expresó angustiado.

Emma falleció el lunes al quedar debajo de un alud de tierra, arena y piedras, producto del desmoronamiento de un acantilado en una playa de las afueras de Mar del Plata. Era la primera vez que sus padres la llevaban a pasar un día de playa.

La beba se encontraba con su madre de 34 años y el padre, cuando se produjo el desmoronamiento. “Fue un instante, nos dimos cuenta al escuchar el estruendo”, contó Javier.

Cuando aconteció la tragedia, sobre la niña cayeron piedras, arena y tierra lo que produjo que su cuerpo quedara enterrado por varios minutos. “Me quebré la mano tratando de sacar a mi hija. Sacamos la tierra con las uñas”, dijo Javier.

En declaraciones a Crónica TV, el padre de Emma contó que “El guardavidas estaba a 600 metros: vino corriendo. A los 15 o 20 minutos la encontraron; ya no tenía muchos signos, otro guardavidas y su padre intentaron reanimarla”.

Y agregó: “Es una fatalidad, una desgracia, no sabíamos que acá podía pasar esto. Sí se puede decir que hay recaudos para tomar, es una playa habilitada, hace dos años que los guardavidas están pidiendo los carteles de advertencia para los acantilados”.

La tragedia se produjo a las 13,30 del lunes en la playa pública de una zona de acantilados conocida como “Las Delicias”, al norte de Mar del Plata. Tras el derrumbe, la madre de la niña pidió ayuda a la gente que estaba en la playa y a los guardavidas del lugar, quienes le practicaron maniobras de reanimación, pero como no dieron resultado la trasladaron al Hospital Materno Infantil de Mar del Plata.

En el nosocomio continuaron con las tareas de resucitación, pero finalmente la pequeña falleció. “Ahora estoy tratando de que no quede en una noticia de verano. No estoy pidiendo que echen a nadie, con que haya un cartel de advertencia me doy por satisfecho”, finalizó Javier Perazzo.

Compartir

Comentarios